ORGANIZADO POR LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA DE ARAGÓN Y EL INFOCENTRO DIGITAL DE HUESCA.

Viernes, 21 de enero de 2000
 
 
 
     
         
   
   

- Las nuevas alternativas al periodismo electrónico:
Moderador: Luis Laiglesia.
Ponentes: Angel Cortés, Carlos Barrabés, Rubén Creus.

- Tecnología para la edición electrónica.
Moderador: Iñigo Kortabitarte.
Ponentes: Elena Navallas, Maider Perea, Javier Lasa, Elea Gimenez.

- Experiencias de periodismo digital en España.

Moderador: Txema Alegre.
Ponentes: Antoni Esteve, Mario Tascón , José Ángel Martos, José Manuel Nieves.

- La profesión del periodista digital.

Moderadora:
Marta Centenera.
Ponentes: Cristina Ribas, Victor Puig, Cristina Martinez, Pau Bolaños Miñambres.

- ¿Que periodismo en la sociedad de la información?:
Luis Ángel Fernandez Hermana.

- Cultura en la red. Una mirada subjetiva:
Felix Romeo.

- La influencia de Internet en la información económica.

Moderador: Patricia Fernández de Lis.
Ponentes: José Cervera, Marimar Jiménez, Keith Johnson, David Readman.

- Universidad y periodismo electrónico.
Moderador: Sebastián Serrano.
Ponentes: Ramón Salaverría, Xavi Ribes, Mº José Cantalapiedra, Fernando Galindo.

- Conclusiones. Comunicación de clausura a cargo de José Pardina.


PONENCIAS DEL CONGRESO.


Las nuevas alternativas del periodismo electrónico

                Moderador: Luis Laiglesia. Radio Huesca.
                Ponentes:
               
Ángel Cortés. Noticias Intercom
                Carlos Barrabés . Barrabes.com
               
Rubén Creus. PSINet

RESUMEN:


Tecnología para la edición electrónica

                Moderador: Iñigo Kortabitarte. GRUPO CORREO Nuevos Medios
               
Ponentes:
                Elena Navallas. Dpto. de Edición Digital de SAREMEDIA.
                Maider Perea. diariovasco.com
                Javier Lasa. LA CIUDAD INTERACTIVA
                Elea Giménez. Consejo Superior  de Investigaciones Científicas

RESUMEN:

Elena Navallas
Departamento de edición electrónica de SAREmedia

HERRRAMIENTAS DE EDICION ELECTRONICA

El periodista, a lo largo de su vida, ha contado con diferentes herramientas de trabajo. El reportero que salía a la calle se servía de su bloc de notas, su grabadora y al llegar al periódico, de un ordenador que preparaba las páginas.

Hoy en día, el también periodista online o electrónico utiliza una serie de herramientas con las que, además de escribir, puede insertar sus contenidos en Internet.

A pesar de la aparente complejidad, las herramientas de edición electrónica no precisan de grandes conocimientos para su utilización. De la misma forma que el periodista aprendió a utilizar sistemas como el Edicom (tan común en las redacciones de periódicos de España), puede aprender el manejo de estas herramientas.

En la actualidad, existe una polémica sobre el papel que juega el editor electrónico y si debe o no ser un director de orquesta.

El periodista debe tener conocimientos básicos de diseño, tecnología, informática, pero en ningún caso hay que olvidar que su función es comunicar e informar a través de un nuevo soporte.


EDITORES HTML: En primer lugar, y para poder escribir, el periodista electrónico utiliza los llamados editores. Unos programas que permiten insertar imágenes digitales, texto, vídeo, audio. En definitiva, crear páginas hipermedia (combinación de todos los medios) bajo el lenguaje html (HTML (Hypertext Markup Language).

Este es el lenguaje o código para escribir en la red y que permite la interactividad y la narración y lectura NO lineal, es decir, que no siga la estructura tradicional de lectura.

Existen muchos editores en el mercado (Front Page, de Microsoft; Page Mill, de Adobe; Dreamweaver, de Macromedia) que ya permiten crear páginas web sin necesidad de conocer el lenguaje html. Sin embargo, desde mi particular opinión, ninguno de ellos es completo al 100%, y hay que saber combinar las facilidades y facultades de cada uno de ellos en función de nuestras necesidades. Por ello, y por si éstos fallaran, es recomendable tener ciertos conocimientos básicos del lenguaje html para saber interpretarlas.


NAVEGADORES O BROWSERS: Para poder visualizar lo que el periodista ha elaborado en con los editores, es necesario contar con un programa navegador o también conocidos como browses (visulaizadores). Son pieza clave e imprescindible de la edición electrónica, ya que ellos nos permiten visualizar todo aquello que vamos confeccionando en los editores.

WWW world wide web: es la herramienta más espectacular de las herramientas de navegación

Los más comunes y utilizados en el mercado son: Internet Explorer, de Microsoft y Netscape. Otros menos conocidos, pero muy importantes son: Opera (Software), Arena

A través de los navegadores, podemos localizar las páginas webs, acceder a motores de búsqueda, descargar ficheros.

Protocolos de Transferencia de Ficheros (FTP)
Una de las herramientas necesarias para el trabajo con documentos digitales es el FTP. Un protocolo que permite transferir ficheros a la red.

Este protocolo es utilizado para enviar a la red las páginas que anteriormente hemos actualizado. Su misión es permitir a los usuarios de Internet recibir y enviar ficheros de todas las máquinas conectadas a la red (servidores de ficheros).

Es un programa muy sencillo. Basta con introducir un identificador de usuario y una palabra clave y la transferencia se puede realizar en los dos sentidos.

Para poder realizar conexiones FTP se necesita disponer de soporte TCP/IP (Transmision Control Protocol /Internet Protocol). El IP identifica a la gente. Ejemplo: 193.237.20.5 (esp. Pamplona Universidad. Edificio. Sala)

Algunos de estos programas son: CuteFTP: WS_FTP LE o Fetch.


Otras herramientas complementarias

1. Programas de diseño
2. Correo electrónico + FTP + Newsletter
3. Otros aplicaciones: cgis, bases de datos, applets de Java
4. Programas multimedia: DVD, Real Audio, flash
5. Otros: Compresores de audio (Cool Edit), vídeo (Premiere), fotografía, scanner, antivirus

Programas de diseño
El diseño es una de las partes complementarias más importantes en la edición de contenidos digitales. El formato digital posibilita precisamente contar con imágenes, gráficos, bien estáticos o dinámicos.

El diseño no sólo debe ser atractivo, sino que tiene que reflejar la imagen corporativa del medio así como hacer asequible al usuario el volumen de la información.

Hay que: Facilitar la Lectura Pantalla
Facilitar la Navegación (mediante links)
Facilitar la compresión del mensaje

Estos programas posibilitan retoques muy sencillos, conversión a formatos estándar para Internet. Internet utiliza sus propios formatos digitalizados. Así una imagen lleva formato .jpg o .gif.
Algunos ejemplos claros: Photoshop, de Adobe o Freehand, de Macromedia

Correo electrónico + FTP + Newsletter
Constituyen las tres herramientas imprescindibles que debe ofrecer un proveedor de Internet.

News o listas de distribución son un conjunto de noticias a las que están suscritas muchas personas sobre diferentes áreas. Basta con ser respetuoso. El área recoge todos los mensajes de usuarios sobre un mismo tema. Cada vez que un usuario accede, puede leer los nuevos mensajes que han llegado al área desde su última conexión y dejar alguno propio.

Existen dos formas de apuntarse:
-News (noticias): los servidores de news guardan los últimos mensajes producidos en áreas disponibles. A través de programas especializados, se puede conectar con el servidor, con la posibilidad de leerlos, pero sin transferirlos a nuestro ordenador.

-Mailing lists (Listas de distribución): son enviados en forma de correo electrónico todos los mensajes de las áreas que nos interesan.

Aplicaciones relacionadas

Javascript o Visual Basic: son lenguajes de programación. Son herramientas que se pueden ejecutar desde el navegador (javascript) o servidor(visual basic) y permiten crear efectos del tipo: botones que cambian de color, validación de formularios, etc

Applets de Java: orientado a objetos. Tu te descargas el programa, te lo traes y puedes ver los elementos que hayan sido diseñados con java.

Control Active X: respuesta de Microsoft a Applets de Java. Se instalan en el PC local, no conectan con el servidor.

HTML Dinámico: Es un sistema elaborado a través de hojas de estilo en cascada (CSS) en las que se definen todas las tags. Permite combinar elementos del tipo java script, applets de java, dentro de un mismo fichero. Desde dentro se hacen llamadas a esos elementos dinámicos que lo integran.

Son llamadas constantes que se hacen a elementos y crean la página html. Una modificación se hace en la base de datos, sin necesidad de tener que tocar el código fuente.

Ejemplo: el Correo Español utiliza este sistema o el ABC

CGIs: permiten, entre otras cosas, acceso a Base de Datos dentro del servidor.

ASP: primero interpreta lo que tiene en la página y luego tu te la descargas.

fotografiasarriba




Procesos de producción en ediciones electronicas

Maider Perea Foronda
mperea@diariovasco.com

Sistemas de producción en redacciones online

Presentación

Cuestiones clave
Presentación
“Una aproximación a la redacción online tipo de finales de los años 90: estructura y organización”

agosto’ 98 - febrero’ 99

veintena de redacciones online de medios de comunicación de EE.UU.

analizar y estudiar su estructura organizativa

Cuestiones clave
Presencia de una empresa madre

Flujos de trabajo

Ciclos de producción

Gestión de los recursos humanos
Cuestiones clave: Presencia empresa madre
Integración vs. separación
Razones
Tácticas
Tendencias

Algunos casos prácticos:
Orlando Sentinel
Chicago Tribune
Mercury Center
Cuestiones clave: Flujos de trabajo
Dependencia
Cadena de montaje
Mesa de producción
Frustración

Algunos casos prácticos:
CNN
Orange County Register
Cuestiones clave: Ciclos de producción
Adaptación naturaleza Internet
Notas de agencias
Ediciones vespertina y avances informativos
Equipos especiales para cobertura de eventos

Algunos casos prácticos:
Pionner Planet - Mercury Center
Star Tribune - Washington Post
Chicago Tribune

Cuestiones clave: Gestión de los RR. HH.
Perfil periodista online, demandado:
Empresas comunicación tradicionales
Empresas .com
Algunas tácticas
Automatización
Gratificaciones
Interactividad
Ambiente flexible

fotografiasarriba


Javier Lasa.
LA CIUDAD INTERACTIVA

1-Presentación

Hasta ahora Internet ha tenido un único perfil el de un ordenador personal conectado a una línea telefónica mediante un módem.

El año 2000 nos mostrará muchos más perfiles de Internet

La conexión exclusiva a través de un ordenador va a dar paso a un amplia gama de dispositivos de acceso.

La clave para entender el desarrollo de contenidos en el año 2000 es la Personalización tanto del formato como del canal de recepción.

2-Implantación de en un entorno de multidifusión y multiformato.

Creación contenidos en BD

Separar

· La plataforma
· Aplicaciones
· Datos
· Interface

3-Servicios lineales en tiempo real

Mensajes SMS mensajes cortos (hasta 160 caracteres) en teléfonos GSM
Televisión analógica TV3-SAM servicio meteorología ofrece a las dos plataformas digitales información meteorológica.
e-mail mensajes personalizados
Papel impreso -El vespertino del mundo
PDA agendas personales


4-Servicios interactivos en tiempo real

Fusión Internet y teléfono móvil
El teléfono fijo dotado de amplia pantalla táctil similar al minitel
La televisión
Herramienta portátiles Asistentes personales PDA
ordenadores de bolsillo
Infodomésticos: neveras lavadoras (mecanismos de telecontrol)


5-Fusión internet y teléfono móvil

WAP (protocolo de aplicaciones inalámbricas)
Basado en el protocolo WML
Diseñado para
lectura en pantalla pequeña
bajo consumo de ancho de banda
interfaces sencillos de control
capacidad baja de procesamiento CPU limitada

"El móvil dotado de wap estará orientado al dato"
En TUCIUDAD .COM agenda del día directorio del la red de ciudades.
Titulares resultados deportivos
Seguimiento cotizaciones
Simuladores de juegos "los tragaperras"

6-Irrupción de un nuevo formato

XML (Extended Markup Language) lenguaje ampliable de anotación
se escribe un único documento que será traducido en diferentes hojas de estilo al formato que leen los navegadores de PC, teléfonos
lenguaje de integración de aplicaciones dispares


7-La televisión como canal natural de servicios interactivos

Banda ancha como factor de desarrollo de las tecnologías de la información

Televisión digital
satélite
cable

8- demostración de producto

WAP de tuciudad.com

fotografiasarriba



Elea Giménez Toledo

CINDOC-CSIC
PERIODISTA Y DOCUMENTALISTA: ¿DOS O UNO?


El objetivo de esta comunicación es describir la repercusión de las tecnologías de la información en el perfil de dos profesionales de la información: el periodista y el documentalista.

Internet, las intranets y las extranets han facilitado el acceso a un volumen de información incalculable y han provocado, en consecuencia, importantes cambios en las tareas y en la forma de realizarlas, tanto de periodistas como de documentalistas. Hasta la década de los 90 en que se empiezan a interconectar las redes y se empiezan a implantar arquitecturas cliente-servidor, las fronteras de ambas profesiones estaban bien delimitadas. A partir de entonces, se empieza a producir una reestructuración de las funciones en la que los periodistas han tenido que asumir parte de las tareas que anteriormente realizaba el documentalista y éste, a su vez, se ha ocupado de un campo de trabajo nuevo para él.

Tradicionalmente el documentalista ha sido el intermediario entre el usuario -que en el caso que nos ocupa es el periodista- y la información. Uno de los cambios fundamentales se ha producido en el momento en que el usuario puede acceder directamente a la información gracias a las redes, pudiendo así prescindir del documentalista como mediador. Esta situación ha ofrecido a los documentalistas un nuevo panorama de actividades, que le ha obligado a reorientar sus funciones.

En el ámbito de la empresa periodística las necesidades de información se refieren, por una parte, al propio archivo generado por los periodistas, y por otra, a la información externa necesaria para investigar, verificar o completar aquellos temas sobre los que está trabajando. Respecto a la información interna, producida en el seno de la empresa, cabe destacar el importante esfuerzo que se ha realizado en algunas de ellas para mantener bases de datos realmente efectivas, que permiten transferir un documento recién creado por el periodista (una entrevista, un artículo, etc.) desde la redacción a la base de datos, gracias a la estructuración de los documentos, reduciendo así significativamente el trabajo del documentalista, que en la mayoría de los casos sólo tiene que completar los campos que utilizan un lenguaje controlado.

La información externa puede encontrarse en la Red, pero presenta dos problemas importantes: hay demasiada y está desorganizada. El documentalista ha asumido entonces la función de localizar recursos o fuentes de información que ofrece la red, examinarlos y evaluarlos, con el objetivo de facilitar o guiar la búsqueda de información de sus usuarios. Esta tarea, a su vez, ha impulsado la investigación en catalogación e indización de recursos electrónicos, como una alternativa o actualización de las técnicas de análisis documental desarrolladas tradicionalmente en los centros de documentación.


Una de las funciones que recupera el documentalista es la de formar usuarios.
Desde el punto de vista del periodista, el acceso a la información es más fácil porque tiene más medios. Desde su PC puede consultar la base de datos propia o cualquier recurso de información disponible en Internet o en la Intranet de la empresa. Pero esto implica necesariamente adquirir una serie de "habilidades de información". La recuperación de información en Internet se ha visto facilitada por el desarrollo de los motores de búsqueda pero aún así es necesario que el usuario tenga una cierta formación. Realizar búsquedas complejas y/o, sobre todo, bien formuladas, exige conocer todas las posibilidades de recuperación (operadores booleanos, búsquedas por adyacencia o proximidad, búsquedas limitadas a un campo, etc.) y todas las peculiaridades de los distintos motores de búsqueda. Y es precisamente en este terreno donde la figura del documentalista adquiere importancia como formador.


Otro factor que se debe tener en cuenta es la necesidad de seleccionar. Una vez ejecutadas las distintas estrategias de búsqueda en la Red, el usuario se puede encontrar con el problema de la cantidad de información. La localización de recursos de calidad es un objetivo prioritario y, sobre todo, más útil que la localización de recursos en cantidad. Cada vez son más frecuentes los debates sobre la necesidad de evaluar los recursos en Internet mediante una serie de criterios de calidad. Estos criterios se constituyen en elemento esencial a la hora de seleccionar fuentes de información, función ésta que deberán asumir tanto los periodistas como los documentalistas.
En este sentido, también hay que destacar que en los últimos años no sólo ha aumentado el volumen de información en Internet sino que también han aumentado considerablemente las consultas de los usuarios, haciéndose cada vez más precisas, lo que vuelve a requerir una mejor preparación de las estrategias de búsqueda y un mejor conocimiento de las fuentes.

Pero quizás sea la difusión de la información una de las tareas más afectadas por el proceso de cambio tecnológico de los últimos años. La difusión selectiva de la información (DSI) o localización de información de interés para un usuario o un grupo de usuarios en concreto, supone recuperar información útil antes de que el usuario la solicite. Localizar guías de recursos, directorios, listas de discusión, revistas electrónicas, bases de datos o cualquier otro tipo de fuente de información, sobre un tema determinado y que reúnan una serie de requisitos de calidad (fiabilidad, actualidad, etc.), es una tarea laboriosa que debe abordar el documentalista y que puede ser de gran utilidad para el periodista. Más aún si tenemos en cuenta que el documentalista podrá utilizar la Intranet para dar a conocer esta selección de recursos, facilitando así el acceso a los mismos y sirviéndose del potencial que ofrecen las nuevas tecnologías. Asimismo, se está constituyendo en creador, por cuanto elabora nuevos productos de información.

Por otra parte, en la bibliografía reciente sobre el tema, se empieza a hablar de la conveniencia de compartir los recursos documentales propios con otros medios de comunicación a través de las Extranets o redes externas de colaboración.


Sin embargo, las posibilidades de la DSI no acaban aquí sino que en la propia Red ya se han diseñado mecanismos que cubren de distintas maneras estas necesidades concretas de información, que se agrupan bajo la denominación de tecnología "push" y que sustituyen "la búsqueda activa de información por la obtención pasiva de información", tal y como indica Alfons Cornellá. Este es el caso de los agentes inteligentes, que son programas que recorren una gran cantidad de servidores dentro de Internet buscando información relativa a un perfil temático definido previamente, los servicios de alerta informativa o los salvapantallas activos.


En definitiva, periodistas y documentalistas están trabajando en estrecha colaboración, creando un sistema integrado de información, en el que fuentes de información externa, trabajos y recursos internos, y tecnologías están unidos para proporcionar información, a su vez, en todas las direcciones. El periodista informa a sus lectores, radioyentes o telespectadores, y a su vez, "alimenta" la base de datos interna que servirá de apoyo para el trabajo posterior de otros periodistas o de él mismo. El documentalista reúne y evalúa fuentes que pone a disposición de todos los usuarios de la empresa periodística, a través de la Intranet, o de otros usuarios externos, a través de la Extranet. Al mismo tiempo, mantiene la base de datos interna que podrá ser consultada por cualquier trabajador de la empresa o incluso ajeno a ella.

En un entorno tecnológico cambiante, periodistas y documentalistas están asistiendo a una supuesta fusión de sus tareas que en realidad no es más que un reajuste de las funciones dentro de cada profesión. Los periodistas realizan ahora trabajos que normalmente realizaban los documentalistas y éstos abordan nuevas áreas que les corresponden igualmente como gestores de información.
El debate planteado es la consecuencia lógica de una fase de adaptación en la que cada uno de los profesionales trata de conocer sus nuevas formas de trabajo, para lo cual se hace indispensable una formación continuada y especializada.


BIBLIOGRAFÍA

CELA, Julia R. Internet para periodistas (con especial incidencia en el ámbito español). Cuadernos de Documentación multimedia, 1996, 5. http://www.ucm.es/info/multidoc/multidoc/revista/cuadern5/julia.htm. Fecha de consulta: 17/01/00.
CORNELLÁ, Alfons. Medios de comunicación y empresa en la era de Internet. Jornadas sobre Documentación y Medios de Comunicación, Zaragoza, 20-22 Mayo, 1996. http://www.infonomics.net/cornella/azarag.htm
FUENTES I PUJOL, Mª Eulalia. Internet, Intranets, Extranets, ¿son importantes en la empresa periodística?. Cuadernos de Documentación multimedia, 1997-98, 6-7. http://www.ucm.es/info/multidoc/multidoc/revista/cuad6-7/eulalia.htm. Fecha de consulta: 17/01/00.
GARCÍA GUTIÉRREZ, Antonio. Introducción a la Documentación informativa y periodística. Sevilla: MAD, 1999.
HÍPOLA, Pedro; VARGAS-QUESADA, Benjamín. Agentes inteligentes: definición y tipología. Los agentes de la información". El profesional de la información, 1999, 8, 8, pp.13-21.
La búsqueda de información se automatiza. El profesional de la información, 1999, 8, 11, pp. 37-39.

 

fotografiasarriba


Experiencias de periodismo digital en España

                Moderador: Txema Alegre. La Vanguardia Digital.
                Ponentes:
               
Antoni Esteve. Lavinia TV.
               
Mario Tascón. El Mundo.
               
José Ángel Martos. Worldonline.
                José Manuel Nieves. ABC.

RESUMEN:

José Ángel Martos
Director Editorial
World Online España
jamartos@worldonline.es


Portales, o la construcción de un medio de masas en Internet

Internet es un medio de comunicación, sí, pero cuando los periodistas aterrizamos en él nos damos cuenta de que no existen géneros, estructuras típicas o contenidos clásicos. Hay que fabricarlos, quizás inventarlos.

En mi caso, hace ahora casi un año (marzo de 1999) me vi en la tesitura de crear de la nada “un portal”, el de World Online (www.wol.es). Y qué es un portal, nos hemos preguntado todos en alguna ocasión. Huyendo de las definiciones de los gurús al uso, mi actuación se organizó en torno a dos constataciones:

Un condicionante histórico. El concepto de portal surge hacia 1997-98 en medio de un panorama mediático de la red caracterizado por una clara bipolarización: en un extremo se encontraban los buscadores-directorios, que ofrecían servicios útiles al internauta; en el otro, las ediciones digitales de los medios de comunicación convencionales, sobre todo periódicos. El portal apareció entonces como necesaria superación de las insuficiencias que ambos polos del espectro digital encontraban: los gestores de directorios necesitaban dar algo más que servicios, es decir información, para convertirse en un verdadero medio. Los responsables de ediciones digitales, por su parte, eran conscientes de que sin una oferta de servicios interactivos como los que ofrecían los buscadores o directorios, no serían útiles para un navegante novato que los demandaba por entonces y todavía los sigue necesitando hoy. Lógicamente, el aumento de la audiencia es la razón final que movía a unos y a otros.
Una asignatura pendiente. El gran medio de comunicación original de la red todavía no había sido construido, ni siquiera pensado. Ni sabíamos qué ha de contener ni tampoco cómo debería presentarse aquello que contuviera. Los ejemplos existentes no dejaban de ser una reproducción mejorada de los medios clásicos, sobre todo de los impresos. No es casual que sigamos hablando aún hoy de “páginas web”, asumiendo una herencia del papel impreso en la terminología que utilizamos para definir este medio nuevo.

A partir de aquí, en el equipo editorial -o de redacción, según queramos denominarle- de World Online hemos iniciado la dura tarea de intentar crear este medio de comunicación original y propio de la red. Todavía es demasiado pronto para valorar lo que hayamos podido conseguir pero algunas de las ideas que nos han guiado son las siguientes:

La inmediatez de la información como ventaja clave respecto a cualquier otro medio
La creación de comunidades de intereses que utilicen el portal como un punto de encuentro, convirtiéndose éste en un factor distintivo del medio Internet, en el que el receptor no es ni mucho menos pasivo.
La construcción de una oferta articulada en torno a “canales” y no a “secciones”, encaminando el portal hacia el concepto de “plataforma digital” exitosamente utilizado en la TV por satélite.
Paralelamente a lo anterior, la transformación del redactor en “jefe” de sus canales, dejando de ser un componente más de una redacción masificada y burocrática.
El uso de fórmulas clásicas del periodismo (el artículo de un personaje conocido o de una firma prestigiosa, las secciones de preguntas y respuestas, etc.), perfectamente válidas en un nuevo medio.

En este camino, el éxito nos ha sorprendido donde menos lo esperábamos y a veces nos ha faltado en aquello que parecía más obvio. Entre las muchas conclusiones obtenidas, una fundamental: los periodistas de los nuevos medios electrónicos no tienen que ser dominadores de la técnica, webmasters de una ciencia arcana; simplemente tienen que ser aquello a lo que todos hemos aspirado siempre: buenos periodistas. Y eso es lo más difícil.

fotografiasarriba


La profesión de periodista digital

                Moderadora: Marta Centenera. Grupo de Periodistas Digitales de Cataluña.                 Ponentes:
                Cristina Ribas. Diari de Barcelona
                Victor Puig. Excite
                Cristina Martínez (GPD) Alumna 4º periodismo Univ. Autónoma
                Pau Bolaños Miñambres. Facultat de Ciències de la Comunicació                                 Blanquerna (Universitat Ramon Llull). Canals Temàtics Interact

RESUMEN:

Cristina Ribas
Diari de Barcelona (www.diaridebarcelona.com)

Introducción
La irrupción de las publicaciones online que se ha desarrollado con la expansión de Internet ha provocado un tímido debate entre la profesión periodística para redefinir y situar de nuevo su papel en la sociedad. La posición más superficial de este debate nos dice que, a pesar de los cambios que introduce este medio de comunicación, la situación no es nueva y podría compararse a lo que sucedió cuando apareció la radio y, sobre todo, la televisión. Un nuevo lenguaje periodístico se puso al nivel de la comunicación, al mismo tiempo que aparecían nuevos perfiles profesionales relacionados con el medio.
Sin embargo Internet introduce un cambio significativo: cualquier receptor de información es capaz de convertirse en emisor tanto por las potencialidades que introduce la tecnología (y que diferencia este medio de los medios de masas), como por la posibilidad de crear cabeceras profesionales, hasta ahora sólo al alcance de grandes grupos financieros. Miles de estas publicaciones están elaboradas además sin ningún ánimo profesional y ello no siempre va en detrimento de su calidad.
Teniendo en cuenta todo esto, los periodistas deben plantearse muy seriamente su papel en este nuevo entorno. Si consideramos al periodista un mero gestor de información, la profesión no tiene ningún futuro ya que esta función la están realizando miles de personas no profesionales en todo el mundo. Sin embargo la avalancha de datos requiere más que nunca el papel de intermediario que podrían realizar los periodistas gracias a su cultura profesional. Según esto, ¿qué es lo que define a los periodistas si quieren tener un papel preponderante en la Sociedad de la Información? Según mi punto de vista, el cumplimiento y adhesión a un mínimo código ético-deontológico y el ensalzamiento de una cultura profesional que trabaja seleccionando e interpretando información con criterios de veracidad e intencionalidad social. Estos valores que históricamente se han relacionado con la profesión periodística han sido progresivamente abandonados en los medios tradicionales. En este sentido, las reflexiones al entorno del medio digital han puesto de manifiesto los problemas actuales del periodismo.
Si la profesión no apuesta por estos valores éticos y deontológicos, si no fomenta el espíritu crítico frente a la información, a parte que seguramente desaparecerá como tal, la revolución social que pueden comportar las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) fracasará. Estas tecnologías ofrecen numerosas oportunidades de mejorar la práctica del periodismo y, en general, de abrir un debate sobre su función social. Se constata una falta de reflexión sobre la profesión periodística que se agudiza cuando esperamos que las publicaciones electrónicas revolucionen el panorama comunicativo. Aunque no hayamos reflexionado previamente, aún podemos hacerlo. Debemos elegir entre la perpetuación de los contenidos y la función de los medios actuales a través de lo que sólo sería un nuevo soporte, el formato digital, o, por el contrario, subvertir completamente el actual paradigma de la comunicación social. La revolución tecnológica puede convertirse en una revolución social siempre y cuando estemos dispuestos a emprenderla.

A continuación se detallan algunas oportunidades que ofrecen las TICs para cambiar las prácticas profesionales de los periodistas -tanto en los medios digitales como en los tradicionales-, y las dificultades que hay para implementarlas.


Diversificación de las fuentes informativas
En el medio digital, es mucho más sencillo salirse de las versiones institucionales y de las declaraciones de las fuentes oficiales que canalizan las agencias de prensa. La red no sólo ofrece fácil acceso a actores sociales muy diversos, especialmente a aquellos que no tienen recursos para establecer contactos regulares con los medios de masas, a través de sus propias publicaciones online. El uso del correo electrónico o de newsgroups, correctamente dirigidos a foros especializados nos puede proporcionar de forma muy rápida diversas lecturas de un mismo tema. Por ejemplo, a través de sistemas online como el ICQ, el periodista puede estar en contacto permanente con su propia agenda de expertos que le solucionan dudas mientras trabaja.
La riqueza de estas fuentes está fuera de toda duda, sin embargo es cierto que un uso habitual de ellas dificulta el trabajo del periodista y le obliga a dar una visión más compleja de los temas. Sólo se utilizarán realmente si se valoran en mucho estas nuevas aportaciones. Cuantas más fuentes, más dificultad de síntesis, más complejidad y por tanto visiones menos simplistas de los hechos. Esta forma de trabajo, también requiere mayor capacidad de interpretación y, por tanto, mayor preparación de background del periodista. A menudo, las estructuras empresariales no están preparadas para incorporar profesionales que trabajen a este ritmo ya que se necesita más tiempo de elaboración y preparación.

Evitar las previsiones oficiales
Las previsiones informativas vienen también marcadas por las fuentes oficiales y las agencias de prensa. La cantidad de actividades que se difunden por la red puede evitar la tiranía de estas previsiones. A parte que este planteamiento también complica la organización del trabajo y obliga a tener criterios periodísticos muy claros, el problema es aún más profundo pues aunque un medio (digital o no digital) decidiera basar la selección de sus noticias fuera de las previsiones oficiales, los medios tradicionales jamás considerarían su nivel de profesionalidad si hace caso omiso de las agendas compartidas. Aunque un editor decida optar por esta vía, acabaría relegado a tener una publicación minoritaria sin relevancia pública. Una publicación condenada a una audiencia mínima porque los medios digitales aún necesitan promoción en los medios de masas, no porque vayan a buscar audiencias sino porque deben hacer saber a sus posibles lectores que existen. La promoción se puede hacer exclusivamente en la red pero aún no hay sistemas de búsqueda lo suficientemente perfeccionados para poder contactar con todo un público potencial. Sin embargo, precisamente por este motivo, las publicaciones especializadas tienen más posibilidades en este nuevo medio.

Substituir la competitividad por la colaboración entre medios
En la red, la colaboración es la base de la interconexión: los medios se entrelazan unos con otros. Los enlaces son la base del sistema de hipertexto y permiten saltar de una publicación a otra con total facilidad. Esto favorece la colaboración pues no tiene sentido competir con contenidos similares. Es mucho más sensato buscar la complementariedad de las informaciones y la especialización. Sin embargo, la cultura empresarial de los medios está basada en la competitividad. Basta señalar que muchas informaciones no aparecen en un medio porque otro ha dado la exclusiva con anterioridad independientemente de su valor intrínseco.
No resulta extraño en un medio digital que diversas áreas sean elaboradas por diversos medios (en apariencia, competidores) bajo una única puerta de entrada. Todos pueden beneficiarse de la mayor visibilidad que ello comporta. Pero para poder montar este tipo de estructuras, las empresas y los profesionales deben entender la cultura de la colaboración. El paso de estructuras más o menos voluntariosas a estructuras empresariales, junto con la necesidad de rentabilizar las publicaciones, está haciendo desaparecer el espíritu de colaboración de los primeros tiempos en la red.

Estructura organizativa descentralizada.
La red favorece enormemente la organización descentralizada y el teletrabajo, con la ventaja que comporta tener profesionales alejados de la producción diaria que podrían usar más tiempo para investigar y tratar a fondo los temas. En los medios tradicionales formados por estructuras grandes y conservadoras es difícil tener un porcentaje alto de la plantilla en este régimen de trabajo. Además, desde determinados ámbitos se contempla a veces esta estructura como una alienación más que como una ventaja, en especial por lo que se refiere a las mujeres. En los medios digitales, formados por estructuras pequeñas y donde la toma de decisiones es más horizontal, es más fácil implantar una estructura descentralizada. Incluso está apareciendo una nueva figura profesional, el comunicador multimedia, trabajador autónomo que vende sus trabajos a diferentes medios gracias a la estructura que le permiten las TICs.

Valoración de la calidad frente a la cantidad
Los medios digitales permiten evitar las tiranías de las audiencias ya que frente a tantas publicaciones no hay posibilidades de conseguir audiencias (shares) espectaculares. Sin embargo para muchos empresarios y publicistas, los números de visitas parecen ser las únicas maneras de medir el éxito y la calidad de una publicación. Deberían estudiarse otros métodos de análisis que permitieran obtener ingresos publicitarios o de esponsorización en función de parámetros que fueran menos cuantitativos. Con las nuevas publicaciones tenemos la oportunidad de valorar las minorías en el mercado publicitario.
En este punto también se aprecia la falta de debate previo en el seno de la profesión. Algunos de los temas que no están bien resueltos en el mundo de los mass media tradicionales son, por ejemplo, la mezcla de publicidad e información, la clara división de poderes entre la dirección empresarial y periodística, en el caso privado, y la dedicación de servicio en los medios públicos.

Síntesis de medios
El uso del multimedia viene muy limitado por las características de la red. El ancho de banda que da acceso a los servidores donde se alojan las publicaciones electrónicas y la velocidad de las conexiones domésticas, al menos en nuestro país, dejan mucho que desear. A pesar de ello, y anhelando que en breve podamos disponer de una infraestructura real de banda ancha, Internet nos permite experimentar con la síntesis de soportes, que es también una síntesis de medios: imágenes en movimiento (televisión) audio (radio) textos, fotografías e ilustraciones (prensa) y enlaces (Internet). Las posibilidades de utilizar el soporte más adecuado en función del mensaje realmente se han experimentado poco. Evidentemente huir de la simple ilustración formal requiere un mayor esfuerzo por parte del periodista, a parte que obliga a una colaboración entre distintos medios o profesionales, a no ser que se implante la figura del comunicador multimedia.
Incluso el uso del hipertexto para enriquecer el mensaje periodístico con documentación adicional o enlaces directos a las fuentes de información requiere una mayor preparación y capacidad de discernimiento por parte del periodista y, de nuevo, hace más complejo su trabajo. La posibilidad de certificar los mensajes periodísticos mostrando las fuentes de información nos sitúa otra vez ante la necesidad de un debate profesional inexistente. Para hacernos una idea de ello basta con imaginar la realización de una noticia periodística en la que todas y cada una de las afirmaciones que contiene tuvieran que ser verificadas con fuentes originales y no a través de otras publicaciones.

Fomentar la participación
Otro aspecto ampliamente repetido sobre las oportunidades de las TICs es la capacidad de interactitividad con los usuarios de los servicios online. A menudo se cita esta característica como la esencia del cambio de paradigma comunicativo: el paso de un emisor con múltiples receptores, a un escenario en el cual todos se convierten en emisores y receptores simultáneamente. Si bien es cierto que ha aumentado el número de emisores a través de páginas en la red, la interactividad entre ellos es aún muy baja. Si nos centramos en servicios online, hay que tener en cuenta la escasa participación de los usuarios, quizás demasiado influidos por la cultura de la televisión. El porcentaje de participación es siempre bajo comparado con el número total de lectores y, además, incluso los "periódicos a la carta" han fracasado porque muchas personas no están interesadas en temas específicos y demandan una "digestión y selección" de las informaciones. Otro dato para reflexionar es que desempeñar un papel activo en la búsqueda de la información requiere una audiencia más preparada y, por el momento, un esfuerzo considerable. Es de suponer que las nuevas tecnologías facilitaran esta búsqueda de información pero, aun así, a nadie se le escapa que esto requiere, como mínimo, un criterio formado por parte de las audiencias sino ya un determinado nivel cultural.
Suponiendo incluso que esto se cumpliera, es bastante inimaginable organizar una difusión periódica de información basada directamente en las demandas de las audiencias. Evidentemente en estructuras pequeñas y horizontales, mucho más flexibles, como la de los medios digitales, esta estructura es mucho más fácil de implementar.

fotografiasarriba

¿Qué periodismo en la sociedad de la información?

                Luis Ángel Fernández Hermana. El Periódico de Cataluña.Director de                 'en.red.ando'

RESUMEN:
fotografiasarriba

Cultura en la red. Una mirada subjetiva
               
               
Félix Romeo. La Mandrágora TVE.

RESUMEN:
fotografiasarriba


La influencia de Internet en la información económica

                Moderador: Patricia Fernández de Lis. El País Negocios.
                Ponentes:
               
José Cervera. Netjuice y www.baquia.com.
               
Marimar Jiménez. Actualidad Económica.
                K
eith Johnson. Wall Street Journal.
                David Readman. Cinco Días

RESUMEN:

.
David Readman
Cinco Días


Influencia de Internet en la prensa económica
Nuevos lectores. Público general atraído por la inversión en Bolsa, directivos de los .com

Influencia de Internet en la prensa económica
Nuevos contenidos. Comercio electrónico, portales, capital riesgo, start-ups...

Influencia de Internet en la prensa económica
Nuevas formas de valorar las noticias. Cotización frente a ingresos, clientes frente a ventas

Influencia de Internet en la prensa económica
Personalización de contenidos. Noticias, datos, secciones, imágenes... Todo adaptado al gusto del lector

 

fotografiasarriba


Universidad y periodismo electrónico

                Moderador: Sebastián Serrano. Ciberpaís.
                Ponentes: 
                Ramón Salaverría, Laboratorio de comunicación multimedia de la                                 Universidad  de Navarra. 
                Xavi Rives. Univ. Autónoma de Barcelona.
               
Mª José Cantalapiedra. Universidad del País Vasco.
                Fernando Galindo. Universidad de Zaragoza.

RESUMEN:

Mª José Cantalapiedra.
Universidad del País Vasco.

La implantación de Internet en los años 90 y la irrupción de, literalmente, miles de periódicos electrónicos, ha provocado que, de una manera u otra, en las facultades de Ciencias de la Información se tomen posiciones tanto en la docencia como en la investigación. Respecto de la primera se han incluido temas en los programas de determinadas asignaturas para incorporar, con mayor o menor fortuna, el periodismo electrónico; han surgido asignaturas nuevas, optativas y de libre elección, así como cursos de posgrado, donde básicamente se enseña a los estudiantes los rudimentos de producción de páginas web informativas y se les describe el panorama y características del periodismo en línea en nuestro país y en el mundo.

También se han organizado multitud de Jornadas, Congresos y encuentros de toda índole para tratar el asunto, además de monopolizar conversaciones en pasillos, despachos y cafeterías. Tal abundancia sigue, sin embargo, ritmos distintos en cada facultad, e incluso en cada departamento, porque no responde a ningún tipo de planificación sino a la actividad voluntariosa de profesores a quienes mueve la atracción, la sensatez, la ambición, o todas a la vez.

Algunas disciplinas resultan inaccesibles para los profesores, bien porque están agotadas, bien porque es muy difícil hacerse un nombre. La lectura de tesis doctorales, ejercicios de titularidad y de cátedra, así como la necesidad de "hacer curriculum" obligan al personal docente de nuestras facultades a producir letra impresa en cantidades ingentes. El periodismo electrónico es un campo nuevo en el que intentar formar a nuestros alumnos y en el que los primeros que publiquen se convertirán en referencia obligada. No todos los días se asiste al nacimiento de un nuevo medio de comunicación. Es, al profesor de una facultad de Periodismo, lo que un accidente ferroviario importante al redactor de sucesos.

Así las cosas, contamos con una nueva línea de investigación a la que dedicarnos y a la que nos dedicamos. Hasta ahora, describimos con mayor o menor acierto y detalle los medios de comunicación en la red. Las distintas publicaciones tienen en común que son visiones muy generales, o muy técnicas, del periodismo electrónico. El siguiente paso será explorar líneas de investigación más especializadas, yendo, como en cualquier otro campo de la actividad científica, de lo general a lo particular.

Por otro lado, empiezan a elaborarse bases de datos donde se realiza un primer intento de clasificación.Ya se cuentan por decenas de miles los medios de comunicación presentes en Internet, diarios, revistas, fanzines o digifanzines, radios y televisiones. Se impone la necesidad de una catalogación y archivo de ese inmenso material, primera forma de aproximación a las diversas tendencias (temática, morfología, periodicidad, continuidad, volumen, utilización de la información textual, visual, sonora, servicios, documentación, etc). Y se impone, también, revisar los sistemas de catalogación empleados hasta ahora, pensados para otro tipo de medios, y ajustarlos al nuevo objeto.

Se echan de menos investigaciones sobre el diseño y la redacción, ambas de una rápida aplicación en la docencia y de las que podrían beneficiarse también los propios medios, así como estudios de recepción, ya que es de suponer que a medida que cambia la estructura textual y retórica del discurso cambiará la manera en que éste se recibe, los hábitos de lectura y los procesos de codificación y decodificación. Hay, por lo tanto, un futuro prometedor para quienes trabajamos en la Universidad.

Líneas de investigación
1.- Diseño. De los aspectos técnicos a las cuestiones estilísticas. Del diseño electrónico al diseño periodístico.
2.- Redacción de textos para documentos electrónicos. Hipertexto: ruptura de la secuencialidad, nuevas estrategias retóricas. Estudio del discurso multimedia e hipermedia.
3.- Hábitos de lectura.
4.- Cambios en la organización del trabajo.

Bibliografía:
-Se cumplen las previsiones que hicieron SIMON NORA Y ALAIN MINC en su informe L´informatisation de la societé (La Documentation Francaise, París, 1978).
-Críticos hacia las nuevas tecnologías, pero sin ofuscación: POSTMAN, 1996).
-Uno de cada cinco norteamericanos está conectado a Internet, según un estudio del Centro Pew de Investigación (El País, 2 de enero 1997).
-La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), antes Estudio General de Medios, asegura que menos del 3 por ciento de la población española tiene acceso a Internet (http://www.arroba.es/aimc/html/internet.html).
-Jean Cloutier, 1994: Retórica audioescritovisual.
-Determinante la invención de la World Wide Web en 1989. Las potencialidades del hipertexto, primero, y del hipermedia, después, se desarrollan completamente con el lenguaje HTML (Hypertext Markup Language), base de la WWW.
-Servicio de pago: My news, un resumen personalizado de noticias de otros periódicos; Ecoprensa: información económica, y EfeNet, servicio de la agencia Efe con unos motores de búsqueda realmente útiles.
-Marcos Recio (1999) La documentación electrónica en los medios de comunicación.

fotografiasarriba



Xavi Rives
Univ. Autónoma de Barcelona.
ippuh@cc.uab.es

Información Especializada en Medios de Comunicación On Line

La Facultat de Ciències de la Comunicació de la Universitat Autónoma de Barcelona ha mostrado desde hace más de 10 años un interés especial por temas como la interactividad, las tecnologías digitales o la comunicación multimedia. Son muchas las asignaturas que han surgido y se desarrollan desde entonces en el seno de las licenciaturas: Televisión y video interactivos, animación audiovisual por ordenador, postproducción de video y edición no lineal, ... Por lo que respecta a estudios de tercer ciclo y másters cabría destacar que el máster de Comunicación Interactiva. Telecomunicaciones y multimedia, organizado por el Departament de Comunicació Audiovisual i Publicitat de la facultad, inició su andadura en 1995. Otros de más reciente creación como el de Internet y Publicidad o el de Fotoperiodismo también incluyen el uso de las tecnologías digitales en sus programas.
La organización del Premio Möbius Barcelona Multimedia (que en 1999 llegó a su quinta edición) para galardonar las mejores aplicaciones multimedia españolas y portuguesas de contenido científico, técnico, educativo, artístico y cultural así como la creación desde hace dos años de una sección donde se admiten a dicho premio aplicaciones on line que responden a dichos contenidos muestra también el interés y la tradición de la facultad en el estudio de las tecnologías digitales y las redes de comunicación. El Departament de Comunicació Audiovisual i Publicitat también organizó el pasado año el I Congreso Internacional "Comunicar en la Era Digital" desde donde se creó un gabinete de prensa virtual para dicho evento. Este gabinete estuvo encargado de retransmitir las ponencias en directo a través de Internet así como de crear una página web con las informaciones que los diferentes actos iban generando. Cortes de voz, resúmenes de las ponencias, fotografías de la sala y de los ponentes,... fueron apareciendo en las páginas web del congreso (http://www.blues.uab.es/comunicareradigital) mientras éste se iba desarrollando.
También son muchas las investigaciones relacionadas con las Nuevas Tecnologías que se están desarrollando en los diferentes departamentos de la facultad.

Este interés condujo a incorporar tecnologías digitales a la docencia. Así es como se crearon asignaturas como la de "Información Especializada en Medios de Comunicación On Line" hace ya dos años en la licenciatura de Periodismo. Esta asignatura la imparten la catedrática Rosa Franquet y el profesor Xavi Ribes, ambos del Departament de Comunicació Audiovisual i Publicitat.

El objetivo de la asignatura no es convertir a los alumnos en Web Másters (los estudiantes de nuestra Facultad estudian para ser comunicadores y no técnicos informáticos). Pretendemos que aprendan a utilizar los recursos de la red para contar, para informar. Todos sabemos que existe un lenguaje específico para redactar información para prensa escrita, otro para radio y otro para televisión. Creemos que un periodista debe estar formado, no sólo en esos lenguajes sino también en el lenguaje para del nuevo medio: Internet.
La filosofía de la asignatura se basa en unir la parte técnica (imprescindible para crear páginas web) con la parte teórica (hay que saber qué es la interactividad, como se diseña un guión, cómo se establecen las pautas de navegación) y, además, reforzarlo con experiencias reales de expertos y profesionales que trabajan en temas relacionados con la Red (nos han visitado, entre otros, Luis Ángel Fernández Hermana o Víctor Puig).

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos al impartir la asignatura son, a parte de ciertas limitaciones informáticas (es evidente que la universidad no puede actualizar los equipos técnicos y los programas informáticos cada seis meses con nuevas versiones por cuestiones presupuestarias), es la disparidad de conocimientos que los alumnos tiene del uso del ordenador. Es cierto que cada vez son más los que disponen de equipos en su domicilio y, año tras año, esos conocimientos tienden ser, como mínimo, los indispensables para el buen funcionamiento de la asignatura. También es cierto que el interés de la Facultad por las tecnologías digitales haya llevado a incorporar el uso de ordenadores y de Internet en asignaturas como las de redacción, documentación o diseño gráfico. De esta manera, la asignatura de "Información Especializada en Medios de Comunicación On Line" no queda aislada. Los alumnos de periodismo de la Facultad aprenden así que Internet no es un fin en si mismo (como no lo son la radio, la prensa o la televisión), sino que es un herramienta para el uso de las actividades periodísticas habituales, además de un nuevo canal.
Otros de los inconvenientes son el número de alumnos que integran los grupos matriculados en la asignatura (entre 50 y 70) y el poco tiempo del que disponemos para impartir la asignatura: en doce o trece sesiones (en el mejor de los casos) de tres horas de duración debemos abarcar un temario básico muy amplio. Además, hay que tener en cuenta que las partes técnicas, pueden llegar a ser bastante difíciles de asimilar (tratamiento de imágenes, digitalización de audio, lenguaje HTML, funcionamiento de los editores gráficos de páginas web, uso de programas de FTP...)

A pesar de todo, estamos satisfechos de los resultados: Los alumnos aprenden a realizar todo el proceso: desde la concepción del guión de navegación hasta el diseño de la página propiamente dicho, pasando por la búsqueda de recursos y la integración de los mismos para crear el contenido periodístico. Además son ellos mismos los que las publican en un servidor (http://blues.uab.es/~dcca2 y http://blues.uab.es/~dppu25/alumnes) de Internet y las ponen a disposición de los interactores. Es evidente que los alumnos que tienen algunos conocimientos sobre diseño de páginas antes de iniciar la asignatura o aquéllos que tiene acceso a un ordenador y programas fuera de las horas de docencia obtienen productos mejor acabados pero la calidad de las páginas, en general, teniendo en cuenta las limitaciones y problemas anteriormente expuestos, es más que satisfactoria.

Por otra parte, las limitaciones del ancho de banda de la actual Red no nos impiden incluir audio y vídeo en las páginas, aunque se advierte a los alumnos del "peligro" que eso comporta en el "mundo real" (¿o debería decir "virtual"?). No obstante, consideramos que deben disponer de los conocimientos básicos y de los recursos que Internet podrá ofrecer de una manera fluida en, esperemos, pocos años.

Nuestra experiencia como docentes ha resultado muy positiva. Nos ha obligado a un proceso de formación continua para poder ofrecer a los alumnos la información actualizada, tanto en las clases teóricas como en las prácticas. Además podemos decir que algunos de los alumnos de la anterior promoción están trabajando ya como periodistas digitales.

fotografiasarriba


 

Ramón Salaverría

¿Periodistas para medios en Internet o periodistas para la era digital?
Nuevos criterios en la formación de profesionales de la comunicación

El advenimiento de Internet ha propiciado en el decenio de 1990 una revolución tecnológica que está modificando por completo los procesos de acceso, elaboración y difusión de la información. El éxito mundial de la Red supone en este sentido el principal factor de cambio para el futuro de las profesiones de la comunicación, y en particular del periodismo, pues atañe a su materia prima: la información.

El ritmo de esta revolución, además, está siendo más vertiginoso que nunca. La radio necesitó 38 años antes de alcanzar los 50 millones de oyentes, en tanto que la televisión precisó de 13 años para alcanzar la misma cifra. Internet, en apenas cuatro años (desde 1991 hasta 1995), alcanzó más de 50 millones de usuarios en todo el mundo. Al filo del cambio de siglo, distintas fuentes calculan que los usuarios mundiales de la Red pueden pasar ya de los 200 millones (1). Y la progresión continúa.

En España, hace tan sólo un año, fuentes tan acreditadas como Dataquest estimaban que el índice de penetración de Internet aumentaría un 50 % anual en los próximos años, de forma que en el 2000 el número de usuarios de Internet rondara ya los 2,5 millones. Las cifras parecen haber superado incluso esas estimaciones, y los últimos datos de finales de 1999 (véase La empresa - Grupo Intercom) hablan ya de 3 millones de usuarios en nuestro país, lo que nos sitúa en el 15º puesto del escalafón mundial.

Esta buena progresión no evita que el futuro siga poblado de nubarrones, sin embargo. Un estudio publicado por la revista Forbes (2) en marzo de 1999, situaba a España en el furgón de cola de la Unión Europea en cuanto a la expansión de Internet, sólo por delante de Portugal y Grecia. Las estadísticas aportadas por esa publicación eran elocuentes: sólo un 2,2% de la población española empleaba Internet regularmente por aquellas fechas; las tarifas telefónicas de acceso a la Red resultaban caras con respecto a otros países europeos, y sólo se veían superadas por las de estados como Austria o Suiza, cuyo poder adquisitivo es mayor; las infraestructuras de telecomunicaciones seguían siendo de las más atrasadas del continente, lejos de zonas como Escandinavia o el Reino Unido.

A pesar de este lastre tecnológico, el periodismo hispano brilla con luz propia en Internet. Según datos del informe El español en el mundo 1999 (3) elaborado por el Instituto Cervantes, a finales de 1998 las ediciones en español de diarios digitales ascendían a 331, cantidad sólo superada por las 1.236 publicaciones en lengua inglesa, y bastante por delante de idiomas como el alemán o el portugués, cuya representación periodística en Internet apenas sobrepasaba los 130 diarios digitales en cada caso. En ese estudio, el país hispanohablante con más cabeceras contabilizadas en la Red era México, con 97 periódicos; le seguían Argentina, con 49, y España, con 47. A comienzos de este año 2000, no obstante, la progresión en el número de diarios digitales sigue adelante; en la Guía de Internet para periodistas (http://www.unav.es/fcom/guia) se contabilizan ya 70 ediciones digitales de periódicos españoles, si bien todavía algunas de estas versiones en Internet ofrecen sólo información institucional y de contacto sobre el periódico. En resumen, esto significa que más de la mitad de los diarios españoles de papel, cuyo número actual se estima en 120, ya gozan de una presencia, siquiera testimonial, en Internet.

Todas estas cifras apuntan a que, si bien todavía nos encontramos en una fase inicial, Internet y las comunicaciones digitales en su conjunto parecen llamadas a convertirse en un escenario privilegiado del periodismo para el siglo XXI. De ahí que sea necesario reflexionar sobre la adecuación de las enseñanzas periodísticas actuales al nuevo panorama (4). Y esto significa plantearse algunas cuestiones clave. ¿Están preparadas las Facultades de Comunicación para satisfacer las nuevas demandas profesionales de la industria periodística? ¿Hacia dónde deben orientarse las enseñanzas del periodismo? En definitiva, ¿qué perfil debe tener el periodista en la nueva era de las comunicaciones digitales?

Dos modelos de formación

El reciente fenómeno de la prensa digital ha comenzado a obtener respuesta, tanto investigadora como docente, por parte de las escuelas occidentales de periodismo. Proliferan las facultades y escuelas con programas que contemplan la enseñanza de la prensa para el nuevo entorno digital. En España, desde que en 1995 se diera el primer paso con la fundación en la Universidad de Navarra del Laboratorio de Comunicación Multimedia y de la primera asignatura sobre periodismo e Internet, muchas facultades han ido incorporando a sus licenciaturas y postgrados estudios sobre periodismo digital; paralelamente, han comenzado a publicarse las primeras monografías sobre el tema y a culminarse las primeras investigaciones doctorales sobre distintos aspectos de esta nueva realidad.

Tras estas experiencias iniciales, parece llegado el momento de realizar un primer balance sobre los modelos de formación que se han establecido. En este sentido, a mi modo de ver cabría hablar de dos grandes modelos: aquél por el que hasta ahora parece haberse apostado con más fuerza y que cabría describir como el de la formación de periodistas para los nuevos medios digitales y, por otro lado, el modelo, menos común por el momento, de formación de periodistas para la era digital.

Aunque de entrada puedan parecer modelos similares, en el fondo lo son bien poco. Nótese que ambos responden a concepciones bien distintas de lo que supone la revolución de las comunicaciones digitales. En el primer caso, el de los periodistas formados para medios digitales, la formación se entiende como un proceso de capacitación instrumental desintegrado de la formación para otros medios tradicionales (prensa escrita, radio o televisión); lo que se busca es que el futuro periodista sea técnicamente capaz de responder a las nuevas exigencias instrumentales del nuevo medio digital. Esto se traduce en enseñanzas de tipo exclusivamente técnico en las que, por ejemplo, se aspira a poco más que instruir a los alumnos en la elaboración de páginas web o en la manipulación digital de imágenes, sin apenas poner en relación estas destrezas con los demás ámbitos del ejercicio periodístico. Es decir: un puro adiestramiento mecánico. En cambio, en el segundo caso, el de la formación de periodistas para la era digital, sin desdeñar la parte instrumental lo que se pretende sobre todo es integrar el empleo de los recursos digitales como una parte connatural a la práctica periodística, sea cual sea su soporte final (medios tradicionales o digitales) y en cualquiera de sus fases de producción (documentación, elaboración y difusión). Lo que se pretende con este modelo es formar profesionales versátiles y con criterio, centrados en la mejora de la calidad de la información periodística gracias a las mayores posibilidades de documentación, análisis, amplitud y rapidez que propician los recursos digitales. Parece haber pocas dudas de que este segundo modelo es el más deseable y el que, por encima de las habituales resistencias al cambio del mundo académico, más tarde o más temprano terminará por imponerse.

La responsabilidad de la incorrecta orientación actual de la formación no hay que imputarla sólo a las Facultades de Periodismo. La manera en la que las empresas periodísticas han afrontado el nuevo medio digital también ha influido en gran medida. Y es que, en esta fase inicial de la prensa digital en la que todavía nos encontramos, los medios continúan reclamando ante todo personal técnico que les ayude a dar el salto a la Red. Así, se contentan con reclutar técnicos en informática y diseñadores de páginas web mientras, por ejemplo, no incorporan periodistas creadores de contenidos específicos y apenas invierten en formar a sus propios periodistas en el uso y elaboración de esos recursos digitales. Como consecuencia de esta actitud, se ha venido produciendo una colonización de personal técnico en labores cuya esencia es periodística y, sobre todo, se ha creado una nada saludable dicotomía entre los periodistas tradicionales y aquellos que están configurando la prensa digital del futuro. La ausencia de periodistas prestigiosos en el nuevo escenario digital, derivada de considerarlo todavía un ámbito de segunda fila frente a la prensa tradicional, limita asimismo la capacidad de innovación periodística e inversión en el nuevo medio.

Así las cosas, se comprende que las Facultades estén optando, en el mejor de los casos, por un modelo de formación de periodistas capaces de elaborar publicaciones digitales, sin preocuparse en exceso todavía por la calidad periodística del producto elaborado. Bien pensado, la limitada producción bibliográfica sobre la materia y la ausencia de estándares profesionales asentados en el medio digital impide aspirar a mucho más por el momento.

De técnicos a expertos en contenidos

Ya hemos señalado que en la etapa actual, a la hora de lanzarse a la Red, para muchos medios prima todavía la preocupación instrumental por encima de la informativa. Importa estar presente en Internet más que hacerlo con una línea periodística de calidad. Sin embargo, a no mucho tardar, parece que ese salto cualitativo habrá de darse. A principios de 2000, sobre todo en Estados Unidos (5) pero también en España, bastantes medios han comenzado a incluir cada vez más contenidos originales en su versión digital y, paralelamente, han empezado a separar la labor mecánica de la publicación digital de la propiamente periodística de buscar, cribar, analizar y elaborar información. Aquellos medios que, olvidando la contratación de periodistas con este segundo perfil, se contentan todavía con reclutar técnicos para volcar a la Red los artículos de la edición en papel, no tardarán mucho tiempo en necesitar de creadores de contenidos específicos para el medio digital (6). Y las Facultades de Comunicación deben prepararse para el nuevo escenario.

Para ello, estas Facultades deben entender el perfil de los periodistas del futuro, un perfil ligado no sólo como hasta ahora a la creación de contenidos sino, cada vez más, a la gestión de la información. La maraña de contenidos que supone Internet para cualquier usuario inexperto reclama profesionales especializados en crear pero también en analizar y jerarquizar la información. Por eso, uno de los cambios principales consistirá probablemente en mudar del modelo tradicional de enseñanza, consistente en formar a los futuros periodistas en destrezas profesionales dirigidas a enfrentar la escasez de información, hacia otro modelo en el que se forme a los periodistas para enfrentarse a la superabundancia de la información. Con Internet, el problema ya no es encontrar información, sino distinguir lo significativo de lo irrelevante.

Las nuevas tecnologías digitales han producido cambios cuantitativos en la información. Con Internet es posible encontrar información en más cantidad, a más distancia y con más rapidez que nunca. El reto para los formadores de periodistas es hacer que esos cambios cuantitativos tengan su respuesta en desarrollos cualitativos para la profesión. Debemos reflexionar sobre la idoneidad de ciertas enseñanzas clásicas en el nuevo escenario.

En el terreno práctico, parece obligado incorporar las herramientas digitales en el propio proceso de enseñanza. Sólo así podemos esperar que los futuros periodistas trasladen los hábitos adquiridos a su trabajo periodístico cotidiano. El uso de Internet como fuente documental, el empleo de bases de datos en línea o las técnicas educativas no presenciales deberán hacerse tan habituales para los alumnos como ya lo son hoy el correo electrónico o el procesador de textos. Esto, además de inversiones en infraestructuras de comunicación digital, exigirá un reciclaje profundo no sólo de los contenidos de las materias -desde la redacción periodística (7) hasta la ética y el derecho de la información, pasando por la documentación informativa o el diseño, entre otras- sino también de las propias técnicas pedagógicas empleadas por los profesores.

Estos y otros cambios, en fin, deberán encaminarse a formar periodistas que entiendan las tecnologías digitales como herramientas connaturales a cualquier actividad periodística. Periodistas que desarrollen un criterio capaz de enfrentarse a la superabundancia de información y con agilidad suficiente como para actuar en procesos de elaboración informativa cada vez más acelerados. Periodistas con grandes dotes divulgativas, capaces de dotar de sentido una realidad cada vez más tecnificada y desestructurada. Periodistas, en suma, con un altísimo compromiso ético, sabedores de que la calidad del trabajo realizado estará expuesta al directo escrutinio por parte de los destinatarios.


(1) Cfr. Computer Industry Almanac Inc., “Over 150 Million Internet Users Worldwide at Year-end 1998”, 30.IV.1999, http://www.c-i-a.com/199904iu.htm ; Media Awareness Network, “QuickFacts. Media Usage: Computers and the Internet”, 1999, http://www.media-awareness.ca/eng/issues/stats/usenet.htm

(2) “Europe: The Next Frontier”, en Forbes, 29.III.1999, http://www.forbes.com/tool/html/99/mar/0329/feat.htm

(3) Cfr. Instituto Cervantes, El español en el mundo 1999, Barcelona: Plaza&Janés, 1999, http://cvc.cervantes.es/obref/anuario_99

(4) Un artículo periodístico donde se describe esta situación actual se puede encontrar en BULLÓN, Piedad, “Nuevo medio, viejas reglas”, en iWorld, enero de 1999, número 12, http://www.idg.es/iworld/199901/articulos/periodi1.asp

(5) Como apuntan Ross y Middleberg en su último estudio anual sobre la prensa digital en Estados Unidos, la multiplicación de contenidos elaborados exclusivamente para la edición en Internet es una de las notas más destacadas en la evolución reciente de la prensa digital en aquel país. Cfr. MIDDLEBERG, Don y Steven ROSS, Media in Cyberspace, 8.III.1999, http://www.mediasource.com

(6) Vid. OUTING, Steve, “How to Make the Career Move From Print to Online”, Editor&Publisher Interactive, 29.IX.1999, http://www.mediainfo.com/ephome/news/newshtm/stop/st092999.htm

(7) Las técnicas redaccionales recomendadas durante decenios para la redacción en la prensa de papel no responden a las nuevas exigencias de formato e hipertextualidad que comportan los periódicos digitales; de ahí que sea obligado actualizar la didáctica redaccional a las nuevas circunstancias. Vid. SALAVERRÍA, Ramón, “De la pirámide invertida al hipertexto. Hacia nuevos estándares de redacción para la prensa digital”, en Novática, nº 141, 1999, http://www.ati.es/PUBLICACIONES/novatica/index.html

fotografiasarriba


Fernando Galindo
Universidad de Zaragoza
cfa@posta.unizar.es

La formación en seguridad de las telecomunicaciones

No hay duda de que las mayores debilidades en relación con el uso de la red Internet proceden del hecho de que, pese a que las previsiones insisten en su expansión generalizada, la verdad es que esta expansión todavía no se ha hecho realidad. Son varias las razones que justifican esta lentitud: elevado coste del acceso telefónico, insuficiencia de las redes de transmisión de comunicaciones para la gran cantidad de información que ya está almacenada en los ordenadores/servidores que suministran información, falta de cultura internauta...

Aquí me quiero referir a otra causa que impide la expansión: la falta de seguridad de las redes. Por lo general no se insiste mucho en esta limitación, lo que se debe a la proliferación de un ambiente propenso a la confianza en las máquinas como maravillas que pueden expandir a todos los rincones, globalmente, todos los potentes recursos de la red. Pero existe la inseguridad y, acaso lo más importante, hay soluciones incluso aceptadas jurídicamente que permiten paliar este defecto. Me centro en esta materia porque es conveniente que los periodistas digitales tengan conciencia de ello y de que cabe explicar a nuevos periodistas las características más notables de los problemas de seguridad y sus soluciones, a efectos de que puedan transmitir a la opinión pública con el mayor conocimiento posible la existencia de las mencionadas dificultades. Me parece un magnífico ejemplo de esta acción las discusiones que se producen en la lista de correo del Reino Unido ukcrypto@maillist.ox.ac.uk. Estas discusiones están protagonizadas en buena medida por periodistas digitales.

Para ello en mi presentación expresaré, brevemente, cuáles son los más importantes defectos de seguridad de las redes de transmisiones telemáticas de datos, en concreto de las que suceden por Internet y las soluciones que se están dando a estos problemas. En concreto pondré de relieve que hay problemas generalizados de las telecomunicaciones que afectan a Internet como ponen de manifiesto los expertos sobre la materia. También diré que ésto tiene como consecuencia la posible vulneración de Derechos fundamentales característicos del Estado de Derecho. Lo cual no puede generar alarmismos porque, además de que las infraciones no suceden normalmente, existen soluciones técnicas como la criptografía y las denominadas infraestructuras de clave pública, que han adquirido reconocimiento jurídico en el Derecho comparado, en la legislación europea y en la española.

Tras una presentación sintética de los problemas y las soluciones expondré cómo estos hechos reclaman, al menos, una formación complementaria a los profesionales que se desenvuelven en el mundo Internet. Entraré para ello en mostrar un ejemplo concreto de docencia de postgrado de la que soy responsable. Esta docencia está pensada para juristas, pero no cabe duda de que se puede hacer una acomodación de la misma a periodistas digitales que quieran convertirse en agentes difusores de los problemas y soluciones que se producen en el terreno de las telecomunicaciones. De ello se tratará en la última parte de la intervención.

 

fotografiasarriba


El Vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, clausuró el I Congreso Nacional de Periodismo Digital. Ponentes y congresistas apostaron por la celebración de una segunda edición.

Jose Ángel Biel, Vicepresidente del Gobierno de Aragón presidió el acto de clausura del I Congreso Nacional de Periodismo Digital, celebrado en Huesca los días 20 y 21 de enero de 2000. Junto a Biel, estuvieron la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Huesca, Eva Almunia, el vicepresidente de la Asociación de la prensa de Aragón, Ramón Buetas, el director del congreso, Fernando García y el director de la revista Muy Interesante, José Pardina. Tanto el vicepresidente como la concejala, invitaron a los asistentes a participar en el congreso que se celebrará en Huesca el próximo año.

En las conclusiones del congreso, Buetas emplazó a la necesidad de organizar un segundo congreso, ante las numerosas dudas sobre el futuro del periodismo digital planteadas por los cerca de cincuenta ponentes que participaron a lo largo de estos dos días de congreso; una cita en la que ya se está trabajando para su segunda edición.

La comunicación de clausura la pronunció José Pardina, que hizo referencia a la experiencia de la revista que dirige respecto a su introducción en el mundo digital, para ilustrar la evolución que han sufrido los medios pioneros en hacer uso de esta tecnología.
Según explicó Pardina, los periodistas han sido claves y "han tirado de las empresas para introducirse en Internet"; contrariamente a lo que está sucediendo con la digitalización de las redacciones, cuya iniciativa esta partiendo de las directivas. "Internet no genera información, ni nos hace más sabios". Para Pardina es un un elemento técnico más, como el teléfono, que nos facilita la labor.

fotografiasarriba


 

C


 

Conclusiones del I Congreso Nacional de Periodismo Digital

El vicepresidente de la Asociación de la prensa de Aragón, Ramón Buetas, fue el encargado de leer las conclusiones:

En primer lugar quiero agradecer a todos los que han hecho posible el desarrollo de este congreso, en especial a su coordinador, Fernando García, que ha realizado un trabajo encomiable. Por ello pediría un aplauso para él. Igualmente me gustaría agradecer a los patrocinadores su apoyo y por supuesto a todos los congresistas

Voy a leer brevemente alguna de las conclusiones que se han llegado a este congreso. Creo sinceramente que una de las conclusiones de este congreso es que hay tantas dudas en el panorama digital de los medios de comunicación que se hace necesaria un segundo congreso. Por ello, tanto desde el Infocentro de Huesca como la Asociación de la Prensa de Aragón queremos anunciar que desde el lunes ya nos vamos a sentar para organizar el próximo año en Huesca el II Congreso Nacional de Periodismo Digital. Quedamos, por tanto, emplazados nuevamente en Huesca.

Una conclusión generalizada en todo el congreso es que hay muchas dudas sobre el futuro del periodismo digital. Unas dudas que también tienen los propios directivos de los medios de comunicación que, en muchos casos, hacen apuestas en la red muy tímidas. En un futuro la lógica de Internet hará invertir cada vez más en nuevas iniciativas y en mejorar las ya existentes.

El tiempo en Internet se convierte en inmediatez y no hay límite de extensión. Igualmente, tal como ha descrito hoy un ponente, Internet es como un metamedio que aglutina el audio, el texto y las imágenes. Internet tiene la inmediatez de la radio, la profundidad de contenidos del periódico y el impacto de la imagen.

El periodista se va a convertir en parte activa de la empresa de cara a conseguir los objetivos editoriales. El buen periodista deberá saber incorporar las nuevas tecnologías a su trabajo. Desde luego, la presentación de la información en Internet será clave para hacerla atractiva.


El modelo de gestión de la publicidad cambia por completo. Uno de los retos de las empresas de comunicación es trasladar esta nueva gestión al mercado. Con Internet cambia la manera de hacer periodismo y modificará indudablemente las formas de trabajo en medios de comunicación, pero también en agencias y gabinetes de prensa.

Otro de los retos que tenemos los medios de comunicación es la adaptación de los contenidos a las nuevas tecnologías que en un futuro tendremos. Por ejemplo, la adopción de la tecnología wap, nuevos dispositivos y la televisión digital interactiva.

Queridos amigos, como se demuestra el futuro es esperanzador para el periodismo y los periodistas. Nos queda por recorrer un camino muy atractivo en donde nos encontraremos nuevas maneras de tratar la información. Para discutir esto y muchísimos aspectos más nos gustaría contar con vosotros en el II Congreso Nacional de Periodismo Digital. Todo lo que se ha hablado aquí lo podréis analizar en congresoperiodismo.com. Al finalizar la clausura escucharemos otra vez la jota digital.

Desde la Asociación de la Prensa de Aragón gracias al Gobierno deAragón. Gracias al Ayuntamiento de Huesca y gracias a todos los congresistas.

 

fotografiasarriba
 
Jueves, 20 de enero de 2000